1. (letrera rispedita al mittente)
    Oltracuidansa
    * Por la sutileza a veces extremada de la música, para este video es recomendable usar cascos o altavoces externos.
    www.moderecords.com
    Las imágenes son de Rodrigo García editadas en colaboración con Daniel Romero.

     

    El cd de Oltracuidansa está en mode records.

     

    www.rassegnadinuovamusica.com
    Se presentó formando parte de una instalación de Rodrigo García dentro de la XXXI Rassegna di nuova musica de Macerata, Italia.
    www.stefanoscodanibbio.com
    es un video realizado para acompañar la obra musical Oltracuidansa de Stefano Scodanibbio.

     

    > Texto del programa de sala
  2. (letrera rispedita al mittente)
    Oltracuidansa
    Es un misterio Oltracuidansa. Ya su nombre (incluso su pronunciación, su sonoridad) nos lleva a una lugar incógnito.
    Se suele aplicar el término misterioso a casi todo lo que afirmamos no llegamos a comprender, procedimiento que considero equivocado.
    El misterio lo transitamos, lo aprehendemos y se puede incluso respirar. El misterio no resulta hermético para quien lo padece y goza, en el misterio penetran el cuerpo y la mente, beben hasta embriagarse los sentidos, el misterio es algo tangible y luminoso; no tiene nada de oscuro ni de etéreo.
    El error consiste en afirmar que el misterio es lo insondable, cuando lo que se intenta decir, me parece, es que lo misterioso es inexplicable. Conocemos el misterio, solo que (afortunadamente) no conseguimos expresarlo.
    Se trata de una vivencia intransferible, un secreto que atesoramos en silencio. Jorge Luis Borges citaba, acerca del (misterio del) tiempo: “Si no me lo preguntan, lo sé; pero si me lo preguntan, no lo sé”.
    Oltracuidansa es así. Si no me lo preguntan, yo entiendo su alfabeto y su caligrafía, su tempo, sus colores. En cambio si me preguntan por Oltracuidansa, no sabría qué decir.
    < Volver
    Luego resulta que nada de esto es así, que todo es una ilusión, que no hay ni una sola resonancia en la grabación de la pieza que no provenga del contrabajo de Stefano Scodanibbio; se trata de combinaciones de sonidos puros que el intérprete y compositor fue registrando en estudio valiéndose de múltiples formar de atacar el instrumento.
    Decidí, para acompañar Oltracuidansa en la Rasegna 2013, pegar uno tras otro y sin pretensión narrativa, algunos de mis videos hechos con mi estúpido teléfono móvil durante los últimos tres años, como hojas sueltas arrancadas de un diario.
    Son imágenes que nunca pensé emplear en una obra, secuencias tomadas tal vez porque en ese momento me aburría, material que no guarda relación con la pieza de Stefano: nada lo grabé con la intención de unirse a Oltracuidansa.
    A la hora de trabajar sobre esta música - Maresa Scodanibbio me lo propuso- y luego de desestimar varios caminos, concluí que éste era el mejor que podía tomar, lo mejor que podía hacer: adjuntar mis hojas arrancadas de mi diario, al diario sonoro de mi admirado amigo. Es una forma – ya veremos si del todo ilusoria o no- de estar juntos de nuevo.